Visit Soller

Noticias

ver todas las noticias

articulo en "El Mundo"

EL CUADERNO DE PEDRO PAN/
Los tiempos están cambiando

FERNANDO MERINO

 

 



El sector hotelero de Mallorca no se ha significado precisamente por implicarse en la oferta cultural de altura. Lo digo, en su conjunto, que siempre hay excepciones. Lo mismo se debe apuntar al referirnos a nuestra sociedad civil, de nuevo entendida en su conjunto. Lo único conocido es su vocación de alimentar al hombre anuncio por excelencia, o sea el Rey, montando aquella fundación encargada de rascar en los bolsillos del empresariado y reunir el capital necesario para regalar el yate que se merece, y en llegando a Semana Santa montar un sarao en la Catedral de Palma no siempre de excelsa calidad, y casi siempre con presencia Real.

Por cierto, la Reina ha prestado su imagen en más de una ocasión para ensalzar algunas ofertas potentes que milagrosamente tienen lugar entre nosotros. No puede decirse, exactamente lo mismo, de los presidentes de nuestra era autonómica…

Los tiempos están cambiando, y tal vez blowing in the wind, se divisa de un tiempo a esta parte cierto síntoma de ir variando ese chip de pereza cultural que desde el boom les define. No afecta lo que digo al grupo Barceló, y no por su vínculo con esta casa, en absoluto. Lo digo porque ahí está su Fundación, tal vez el ejemplo a seguir por el resto de colegas áureos; porque muy bien está, sin ir más lejos, el Castillo de Bellver para ir escenificando el fasto de las Medallas de Oro, aunque no estaría de más una reacción, o sea una segunda parte fundamentada en dignificar nuestro destino por la vía de hacer posible la presencia de acontecimientos potentes.

Acontecimientos artísticos, quiero decir. Tengo entendido que los hoteleros vecinos del Auditori de Sa Màniga son conscientes de la necesidad de ir pensando en esa dirección, y en este sentido van y se muestran proclives a colaborar. De la misma manera que desde la reciente proliferación de nuevos hoteles urbanos, la asociación hotelera de Palma empieza a reclamar actuaciones en ese sentido.

Un caso atípico y ejemplar es el que ocurre en el Puerto de Sóller desde 2005. El Plan de Excelencia que de un tiempo a esta parte se lleva a cabo en la zona ha permitido rehabilitar algunos lugares de interés, y de paso permitido ver aflorar el Festival de Música Clásica Port de Sóller, que viene ocupando los sábados de octubre el oratorio del monasterio de Santa Catalina. Organiza, y eso es lo más importante, la Asociación Hotelera de Sóller. Ayer mismo, el cartel nos ofrecía un recital de violín y piano. Ayer, también, en el Teatre Principal de Palma arrancó una nueva edición de Música Mallorca, iniciativa genuinamente alemana y que cabe entender a mi modo de ver como el despertar de la sociedad civil… sólo que en este caso atañe exclusivamente a residentes comunitarios.

«No me he enterado de nada». Como siempre, Lou. «Me refiero a los presidentes autonómicos». Te lo intento explicar brevemente. Bueno, mejor lo dejamos para otro día, que me aburre intentarlo

logos patrocinadores